Origen y filosofía

Origen

El Centro de Interpretación Etnológico Matilde Gallardo es un espacio expositivo donde se explica -a través de elementos museográficos de diversa índole (etnográficos, documentales, artísticos, audiovisuales, etc…)- cómo era la forma de vida de la comunidad minera. El edificio es una vivienda obrera tradicional de finales de s.XIX que en sí, es parte del contenido. El discurso expositivo narra los aspectos esenciales de la cultura popular, entre ellos, el aprovechamiento de los recursos naturales no mineros era complementario a la actividad industrial y necesario para la subsistencia de la comunidad.

El huerto es el lugar donde los diferentes tipos de aprovechamiento confluían: agrícolas, ganaderos, forestales, silvestres y/o hídricos. Por ello, hemos llevado a cabo tareas de rehabilitación de uno de esos huertos que en época colonial estuvo habitado por una familia obrera.

La importancia de realizar actividades en este huerto es doble, por un lado, sigue siendo un huerto familiar, un huerto que pertenece a una familia que lo adquirió hace más de cuarenta años, la cual sigue regentándolo, así, las visitas al mismo son especialmente interesantes al contar con la posibilidad de poder intercambiar impresiones con sus moradores.

Por otro lado, porque además de narrarnos la importancia etno-ecológica y etnohistórica del lugar, el huerto y su entorno, han quedado fuera de la Zona patrimonial, cuando son elementos fundamentales de la misma, motivo por el cual, se está reivindicando, tanto desde el centro como desde la Asociación Matilde, la figura de protección de “Lugar de Interés Etnológico” para el entorno.

Si los huertos han quedado fuera de la Zona patrimonial, El Alto de la Mesa, barriada donde se ubica el Centro de Interpretación, a pesar de formar parte de aquella, se encuentra en sus márgenes, literalmente al ser un barrio con una doble característica: Ser Zona con Necesidades de Transformación Social y ser Bien de Interés Cultural. Nosotros, nos apoyamos en esta última para trabajar sobre la primera porque entendemos que, aún siendo el primer barrio construido por la Rio Tinto Company Limited en Riotinto, la historia no le ha hecho aún justicia, motivo más que suficiente como para hacer que las visitas turísticas -bajo el prisma de la responsabilidad- contribuyan a transformar esa realidad.

Filosofía

Turismo responsable

Es UN PROYECTO CULTURAL DE AMPLIO CALADO SOCIAL. El hecho de crear un espacio museográfico en una barriada como El Alto de la Mesa de Riotinto remite a la importancia que desde la perspectiva histórica, antropológica y social tiene la barriada para la Cuenca Minera de Riotinto. El Alto de la Mesa hoy, es una Zona con Necesidades Sociales, es nuestra apuesta transformar esa realidad a través de una propuesta cultural, y lo es porque, ni es ético ni justo que la colectividad social que lo representa esté desplazada del discurso patrimonial.

Apelamos directamente a UN TURISMO RESPONSABLE. Si el turismo es la evolución, generalización, del hecho de viajar, enmarcado en las sociedades occidentales y modernas (¿avanzadas?), entendemos que una sociedad no puede ser “avanzada” si tolera y reproduce la desigualdad social y cultural existente en los territorios, más aún, cuando ello implica tener en silencio los lugares que más se deben hacer oír.

Responsabilidad social corporativa

Porque para nosotros es indisociable el concepto de empresa al de RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA. Esta cuestión hace que nuestra entidad se defina desde lo social, lo cultural, lo ecológico y, finalmente -y por orden de importancia- desde lo económico. Subvirtiendo los principios de la política económica neoliberal donde el primer precepto es maximizar beneficios. Ciertamente, una empresa se crea para ganar dinero, de no ser así sería inviable, si bien, para nosotros obtener beneficios económicos sólo se entiende cuando hay beneficios en el ámbito social (y no nos referimos al opaco y elástico concepto de desarrollo socioeconómico de la zona, sino a mitigar la desigualdad social), en el cultural (contribuyendo a evitar el epistemicidio que supone no interpretar y visibilizar las cosmologías de los colectivos subalternos) y en el ecológico (al dejar patente la importancia de las diferentes aportaciones de la cultura popular en tal sentido), por todo ello, y paralelamente a la creación de este proyecto profesional, se crea la Asociación Matilde.

La ASOCIACIÓN MATILDE PARA LA PROTECCIÓN E INTERPRETACIÓN DEL PATRIMONIO GLOCAL es una entidad sin ánimo de lucro que surge con la intención de dar una dimensión colectiva al proyecto, se crea para dar la posibilidad a la sociedad de participar en el proceso de patrimonialización iniciado, se impulsa desde el Centro de Interpretación contribuyendo con: el proceso de constitución, creación y mantenimiento de su página web, facebook, e-mail, elaboración de proyectos, entre otras aportaciones como la puesta a punto del Punto de Información y todo, con la finalidad última de impulsar una asociación con la proyección que ya ha venido demostrando con los logros en proyectos, premios y reconocimientos que ha obtenido en sus escasos dos años de trayectoria.

Banca ética

Promover una manera de consumir y producir responsable, así como poner en marcha una propuesta de turismo responsable, no se entendería sin una apuesta diferente en torno a cómo entender la banca y el impacto que el mundo de las finanzas puede llegar a producir en nuestro entorno social y ecológico, por ello, el Centro e Interpretación Etnológico Matilde Gallardo opera con entidades suscritas a los principios de la banca ética.