Las Salas del Centro

Un recorrido por las salas del Centro de Interpretación

Sala El Alto de la Mesa

 

“[…] Es el primer lugar elegido por la compañía para construir el nuevo pueblo, pero con ciertas reservas a causa de su subsuelo rico en mineral de hierro. No se construyeron en este poblado los edificios principales de la compañía, pero provisionalmente se ubicó allí el Ayuntamiento entre 1915 y 1938 hasta que se inauguró el nuevo en El Valle. Así mismo, la escuela principal estuvo allí ubicada en el edificio del segundo Ayuntamiento. Este poblado sufrió la desaparición de 120 casas debido a la ampliación de corta Filón Sur y a la explotación del mineral de hierro después de la primera guerra mundial. Sus edificios varían en tres tipologías de diferente superficie, desde 35 a 50 metros cuadrados construidos, con cuatro habitaciones (dos a la calle y otras dos más pequeñas al patio) o incluso dos habitaciones (una a la calle y la otra al patio). Posteriormente la mayoría se han reformado y se han construido en el patio una cocina y un cuarto de aseo, utilizando la cocina primitiva como comedor. No posee iglesia ni mercado, ni otros servicios centrales pues su proximidad a El Valle, donde éstos se encuentran, los hace casi innecesarios. Mesa de los Pinos junto con el núcleo de El Valle constituye el municipio actual de Minas de Riotinto” (99: 1981).

Historia de la arquitectura inglesa en Huelva.
González Vílchez, M.

 

Sala Los Huertos

 

En 1904 se publicaría en Londres “The Rio Tinto Mine. Its history and romance” obra de W.G. Nash quien fuera responsable del Departamento de Tierras y Ganado, la fotografía que tenemos a la derecha aparece en dicho libro (pág. 128). Típico huerto y granja (typical orchard and farm) es como Nash denominaba a la huerta Zumajo.

La fotografía revela fundamentalmente dos cosas, por un lado, que en la incidencia que ejercían sobre la naturaleza los humos de las teleras no todo era un paisaje yermo ya que tal desierto estaba salpicado por los huertos que asomaban a modo de oasis en un entorno hostil y, por otro lado, da pistas de la presencia que históricamente han tenido estos huertos en la comarca.

 

Sala La Casa

 

El resto de la exposición nos introduce en los aspectos particulares de la comunidad obrera a partir de un recorrido por la historia de una casa, tratando desde los aspectos arquitectónicos hasta los socioculturales narrados en primera persona a partir de lo que se conoce como un relato autobiográfico.