Huerto de Librada

Huerto de Librada

Reseña histórica

En el año 1943 nace Librada en una casa de campo en Los Peñones (Iznajar, Córdoba), en el seno de una familia humilde. La unidad familiar vivía de la recogida de aceituna, la siega y de tareas relacionadas con el campo trabajando como jornaleros. Las dificultades del lugar, provocaron la migración de la familia a las Minas de Riotinto en la primavera de 1951.
Antes de migrar a Riotinto, la familia estuvo viviendo durante unos dos años, en una casa que José, el cabeza de familia, empezó a construir pero nunca llego a terminar. La casa tenía unos 8 metros cuadrados aproximadamente, contaba con una puerta, el hueco para una ventana (sin ventana) y chimenea, el techo era de tejas. Ese último invierno que la familia pasó en Los Peñones, lo pasaron Librada con sus tres hermanos y su madre, pues José inició la migración a Riotinto antes de la recogida de la aceituna, sobre el mes de octubre, quedándose el resto de la familia en tierras cordobesas para así poder Piedad, madre de la familia, echar la temporada de la aceituna allí. El proyecto migratorio se iniciaría con la llegada de José, padre de Librada a la comarca para buscar trabajo, dice Librada “vino antes de las aceitunas.
Al llegar, se quedó con Teodoro y Daniel en la Atalaya -eran primos de él que vivían allí con su familia-, sólo unos días hasta que la empresa le facilitó una casa. Después de las aceitunas, por el mes de marzo, nos vinimos el resto de la familia”. Desde aquel momento, pasarían unos ocho años hasta que la familia dejaría la Atalaya para ir a vivir a “las casas nuevas”, pero antes de eso queremos narrar los hechos más significativos que recuerda Librada de aquellos años en la Atalaya. En este periodo, la familia volvió a Córdoba en dos ocasiones con la intención de no volver a la mina, en ambos momentos fue por motivos de enfermedad de algunas de las hermanas de Librada. La unidad familiar la componían José y Piedad, cabezas de familia, cuatro menores de 10, 8, 6 y 4 años. Librada era la segunda y el único niño era el de seis años. La familia nunca retornó a Córdoba.

huerto-librada02a

Dos cursos escolares realizó Librada en la Atalaya, hasta que cumplió los 12 años, edad a partir de la cual no se permitía a los menores ir a la escuela, según señala. A partir de ese momento, Librada empezó a trabajar en casa, donde vivía con sus padres, bordando mantoncillos. Según parece, la gente se los daba a un señor llamado Esteban, de La Dehesa, que se dedicaba a dicha tarea, y éste, delegaba el trabajo en las niñas y mujeres que estaban dispuestas a hacerlo.

 

Librada en el colegio en La Atalaya.

huerto-librada01Los mantoncillos que bordaba Librada eran de 25 pesetas, trabajo que realizaba en unas dos semanas. Los mantoncillos los bordaba una vez terminaba las tareas que su madre le mandaba en la casa. Cuando tenías 14 años, Librada dijo “ya no bordo más, ahora me voy a trabajar, a las casas. A fregar, a barrer y a poner las comidas, que ya me había enseñado mi madre a dichas tareas”. Señala Librada: “primero estuve en Bella Vista, unos tres años en casa Felipe Luzón, después otra temporada en casa de unos ingleses, Gonzalo y Rosemary, y luego ya, me fui a Barcelona, donde estuve casi dos años, diecinueve meses sirviendo también. Después me vine, y me coloque en la casa de Don Fernando Pla. De ahí ya, me fui pa casarme. Con veintidós años, llevaba ya yo to esa carrera”.

En aquellos años, estando Librada de novia, pasaba frecuentemente junto al huerto de Antonio Castellano. Antonio vivía con su mujer y su padre en el huerto, no tenían hijos. Siempre que pasaban por allí, Librada le decía a Antonio “si alguna vez vendes el huerto, acuérdate de mí”. El matrimonio vivió en el huerto desde al menos 1952 hasta que, en torno a los años sesenta, se marcharon a vivir a El Valle.
A finales de 1974, Antonio traspasó el huerto a Librada. Antonio y Piedad, su mujer, eran oriundos de Córdoba, de cerca de El Higueral, motivo por el cual conocían a Librada y porque, además, fue él quien alquiló una casa allá en Iznajar a la familia, antes de que José, el padre de Librada, se pusiera a construir aquella que nunca termino. Hoy, Librada sigue teniendo el huerto que hace ya cuarenta años adquirió de un paisano suyo. Hoy, dicho huerto, se presenta como uno de los vértices fundamentales del proceso de patrimonialización iniciado desde el Centro de Interpretación Etnológico Matilde Gallardo por constituir la dimensión práctica del proyecto.

 

Huerto asociado

Es un huerto asociado a la Asociación Matilde.

 

La cesta de temporada

Cestas de productos de temporada, producidas por medios tradicionales.

cesta-huerto01      cesta-huerto02

*Precio según cesta, preguntar existencias.

 

Escenario de la Promo de “Germinal”

Un tema del vídeo promocional del musical Germinal del Liceo de Moguer fue rodado en el huerto de Librada.

El musical se estrenará los próximos 10 y 11 de julio en la Casa Colón de Huelva, y es que la canción, resulta ser una metáfora del estado en que se encuentra la cuestión patrimonial en relación al entorno de los huertos, como si fuera un presagio, la canción no podía llamarse de otro modo, “sólo me haces falta tú”.

INFORMACIÓN SOBRE ENTRADAS DEL MUSICAL